Una buena higiene de manos es la primera línea de defensa cuando usted necesita protegerse y proteger a sus pacientes contra los microorganismos que causan infecciones asociadas a la atención médica (HAI). A esto se debe que los productos de higiene para las manos sean de gran importancia. Los CDC han reconocido que mantener las manos limpias es uno de los factores más importantes en la prevención del contagio de gérmenes en entornos de atención médica.

Las buenas técnicas de aseo de las manos incluyen lavarlas con agua y jabón, así como el uso de un desinfectante para manos a base de alcohol. Puesto que la mala higiene de manos se está convirtiendo en un componente clave de las infecciones por contaminación cruzada, lograr que el personal respete invariablemente los lineamientos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) es una manera sencilla de impedir la diseminación de las HAI. Desde la presentación de los Lineamientos para la higiene de las manos en entornos de atención médica de los CDC, los trabajadores de la salud cuentan con indicaciones específicas para la prevención de las HAI, lo que, en última instancia, puede salvar muchas vidas. Para desinfectar manos sin suciedad visible, los CDC recomiendan el uso de geles para las manos a base de alcohol. Los CDC recomiendan, además, el uso de productos que contengan emolientes para reducir la irritación y la resequedad de la piel. El aerosol sin enjuague VioNexus™ No-Rinse Spray (a base de alcohol) y los jabones antimicrobianos con emolientes de Metrex ayudan a fomentar la práctica de la buena higiene de manos porque son eficaces, convenientes y cómodos para usted y su personal.